A celebrar el Día del Cabernet Sauvignon

Llega una nueva edición del Día del Cabernet Sauvignon y en BONVIVIR los celebramos con descuentos y los mejores tips del rey de los tintos.

Compartir la nota

Desde 2010, el mundo celebra el día internacional del Cabernet Sauvignon. ¿Por qué? Por que se lo merece, sería la primera respuesta pero lo cierto es que fue una iniciativa de un blogger estadounidense fanático del varietal. ¿La fecha? El viernes anterior al Labor Day, una celebración tradicional del país del norte.

Es por esto que cada año cae un día diferente a fines de agosto o inicios de septiembre. Este año, 2021, es el 3 de septiembre.

De todos modos lo importantes es entender por qué es tan importante el Cabernet Sauvignon al punto de ser considerado el Rey de los Tinto.

¡CELEBRA AL CABERNET SAUVIGNON! Estos son nuestros recomendados:

El rey del mundo. Se trata de la cepa más cultivada y popular del planeta. Con sus uvas se elaboran desde los vinos más exclusivos y costosos a tintos de entrada de gama que se ubican entre los más vendidos del globo.

Todo esto es gracias a su adaptabilidad a diferentes condiciones de cultivo que la convirtieron en una cepa imprescindible para la mayoría de los productores.

Su origen. A pesar de su importancia, el Cabernet Sauvignon es un cepaje “joven” de la vitivinicultura mundial. A diferencia de otras cepas que son utilizadas para elaborar vinos de calidad desde hace siglos, el Cabernet Sauvignon nace en el siglo XVIII como una solución para los viticultores bordeleses que necesitaban una uva que les asegure buen rendimiento, madurez y calidad todos los años. Para entonces, en esta región de Francia las cepas más utilizadas eran Cabernet Franc, Merlo, Malbec, Carmenere, Sauvignon Blanc, Semillón y Muscadet.

Entonces los productores comenzaron a realizar cruzamientos con estas cepas y el mejor resultado fue el que obtuvieron a partir del Sauvignon Blanc y el Cabernet Franc, de aquí el nombre y pedigrí del Rey de los tintos.

Su auge. Desde entonces, los resultados del Cabernet Sauvignon en Burdeos fueron inmejorables y por esto mismo se convirtió en la cepa clave de los grandes vinos de Médoc entre los que podemos encontrar a los famosos Grand Cru Classé.

Siendo estos los vinos más codiciados, la receta de utilizar Cabernet Sauvignon junto a otras cepas a la hora de obtener un gran vinos se esparció por el mundo, principalmente en los países no europeos donde la vitivinicultura de calidad se desarrolló a partir del siglo XIX. Argentina es uno de estos casos.

Cabernet Sauvignon en Argentina. En nuestro país es la tercera tinta en extensión, detrás del Malbec y la Bonarda. Sin embargo, su peso para la vitivinicultura local trasciende las métricas. Desde un comienzo fue la cepa clave en todos los grandes vinos ya que para fines del siglo XIX Argentina era un gran importador de vinos bordeleses de modo que los pioneros de la vitivinicultura local tomaron esos tintos como modelo.

De hecho hasta la década de 1990 todos lo vinos más importantes del país eran varietales de Cabernet o bien blends de estilo bordelés donde el rey de los tintos se combinaba con Malbec y Merlot.

Los perfiles del Cabernet Sauvignon argentino. Un dato a destacar es que Argentina es el único país del mundo que puede ostentar de la elaboración de Cabernet Sauvignon de altura en climas continentales. En el mundo, generalmente, esta cepa se cultiva no muy lejos de ríos, mares u océanos, mientras que en Argentina sus vides se adaptaron a los viñedos de montaña ubicados a los píes de la Cordillera de los Andes.

Esto ya define un estilo muy particular ya que ayudado por el clima árido de las regiones vitícolas argentinas y la buena insolación que brinda la altitud, la madurez del Cabernet suele ser óptima en Argentina.

En cuanto a estilos encontramos que hay tres muy caracteristicos: los de Luján de Cuyo, los del Valle de Uco y los Cabernet de los Valles Calchaquíes.

Debido a los suelos profundos de los viñedos de Luján de ce Cuyo, entre los 850 y 1000 msnm, en estas región el Cabernet Sauvignon ofrece un estilo voluminosos y envolvente, con taninos firmes y aromas de frutos negros y rojos maduros. Generalmente criados en barrica por, al menos, un año, son tintos súper elegantes.

La mayor altitud del Valle de Uco, su clima moderado y los suelos rocosos define un estilo algo más austero donde los frutos rojos contrastan con matices herbales y mentolados con potencia y tensión en boca, frescura y taninos jugosos firmes. Se puede decir que es un estilo tan moderno como elegante.

Por último, en los Valles Calchaquíes la altitud extrema, por encima de los 1600 msnm, el clima seco y soleado con noches frescas dan vida a tintos de Cabernet Sauvignon muy profundos donde los aromas de frutos rojos y negros se funden con trazos herbales y especiados mientras que en paladar son briosos, tensos y jugosos.

A vos, ¿qué tipo de Cabernet Sauvignon te gusta más?