Don Melchor 2018: el vino chileno con 100 puntos desembarca en Argentina

Considerado un referente de la excelencia enológica sudamericana, Don Melchor Cabernet Sauvignon fue presentado oficialmente en el país de la mano de Trivento.

Compartir la nota

Convertirse en un ícono de excelencia es un anhelo común de todas las actividades y profesiones. Lógicamente no es fácil. Solo algunos logran llegar a destacarse, mantenerse en lo alto y así transformarse en el ejemplo a seguir.

En el mundo del vino alcanzar tal status puede ser más complicado que en otras actividades por el gran número de jugadores que existen. Y si, además, la bodega que lo intenta pertenece a una región o un país emergente las cosas pueden llevar mucho más tiempo. 

Sin embargo, con los años muchos productores del nuevo mundo y en especial de Sudamérica lograron posicionar sus vinos en lo más alto de los ranking. Entre estos, desde 1987, se destaca Don Melchor, el Cabernet Sauvignon de lujo de Chile que supo convertirse en el primer vino sudamericano presente en el Top100 de Wine Spectator y además se ser el vino con mayor cantidad de presencias en el TOP10 del mismo medio. 

Consolidado entre los vinos más importantes del mundo, entre los último logros de Don Melchor se destaca la obtención de los 100 puntos del crítico James Suckling con su vendimia 2018 mientras que la 2017 ya había alcanzado los 99 puntos. 

Pero si hasta ahora no comprendes porque te lo contamos, prepárate: ambos vinos están disponibles en el mercado argentino gracias a Trivento, bodega de Concha y Toro en Mendoza.

La historia de un ícono

Para comprender la importancia de Don Melchor Cabernet Sauvignon hay que remontarse al siglo XIX, justamente cuando Don Melchor Concha y Toro, político y hombre de negocios, decidió impulsar su bodega en Chile y con ella forjar uno de los legados vitivinícolas más importantes del mundo. 

Nacido en Santiago en 1834, fue un connotado abogado y empresario, con un rol muy gravitante en la vida pública chilena durante la segunda mitad del siglo XIX. En el mundo privado, destacó por su gran versatilidad y por su mirada global del mundo de los negocios que lo llevó a interesarse precisamente por el vino.

La relación de Don Melchor con el vino no se explica sin su esposa, Emiliana Subercaseaux Vicuña, de quien heredó la hacienda familiar de Pirque, en el Valle del Maipo, e influyó notoriamente en su cercanía al mundo de la viticultura.

De esta forma, a los 50 años, en 1883, plantó las primeras vides francesas en la hacienda familiar de Pirque donde construyó la casona familiar y fundó Viña Concha y Toro. Para su proyecto vitivinícola, Don Melchor se asesoró de un renombrado enólogo de Burdeos, Monsieur Labouchere, quien se sorprendió con la calidad del suelo del valle del Maipo. 

Viña Don Melchor, Puente Alto, Valle del Maipo (Chile).

Desde entonces, Viña Concha y Toro se consolidó sus bases sobre tres pilares fundamentales: su impecable herencia y trayectoria, las condiciones inigualables del terroir del cual proviene y el profundo entendimiento y maestría en la elaboración de sus vinos. Esta filosofía y compromiso convirtió a  Viña Concha y Toro en la bodega líder de Chile y en una de la diez marcas de vino más admiradas del mundo. 

A mediados de la década de 1980, el equipo de Concha y Toro sintió que era hora de hacer un homenaje a su fundador pero también demostrarle al mundo que en Chile era posible elaborar vinos de clase mundial. Para esto visitaron en Francia a Emile Peynaud, padre de la enología moderna, para que los ayude a comprender cómo debían encarar la creación del mejor vino de Chile. Apaprtir de ese momento, junto a los profesionales más destacados del momento comenzaron a explorar el viejo viñedo de Cabernet Sauvignon que el mismo Don Melchor había plantado hacía más de un siglo en Puente Alto y así comprender todo su potencial. 

Para 1987 ya contaban con la primera edición de este vino que no tardó en llamar la atención de los mejores paladares del planeta. Hoy, a 35 años de aquella primera vendimia, Don Melchor es uno de los mejores Cabernet Sauvignon del mundo demostrando que a los pies de la Cordillera de los Andes es posible lograr vinos únicos.

Don Melchor 2018, una cosecha perfecta

La perseverancia en la búsqueda de la mejor expresión y calidad ha permitido obtener en la cosecha 2018 una cosecha perfecta. Don Melchor 2018 tiene la personalidad de los grandes vinos y las grandes cosechas. Está compuesto por 91% Cabernet Sauvignon, 5% Cabernet Franc, 3% Merlot, 1% Petit Verdot y pasó 15 meses en barricas de roble francés, 67% de ellas de primer uso y 33% de segundo uso.

Enrique Tirado, enólogo de Don Melchor, en la cava de la bodega de Pirque.

“Los vinos son muy expresivos, con la madurez precisa, resalta toda la expresión de la fruta del Cabernet Sauvignon y Cabernet Franc. Vinos concentrados, pero con taninos muy suaves y elegantes, vinos que muestran diferentes capas de aromas y sabores que al momento de juntarlos en la mezcla final de Don Melchor 2018, logra producir esa sensación especial que solo se percibe en los grandes vinos y las grandes cosechas”, comenta Enrique Tirado, enólogo de Don Melchor desde hace veinte años. Y agrega “el estilo, complejidad y fineza de Don Melchor nacen del perfecto equilibrio entre el suelo pedregoso de Puente Alto, el viento frío que baja de la cordillera de los Andes, el generoso clima del valle del Alto Maipo, los años que han demorado sus vides para ofrecer sus mejores uvas y el cuidadoso trabajo en el viñedo. Sin duda, la excepcional calidad de Don Melchor no sería posible sin el terroir de Puente Alto y su viñedo que nos permiten en cada cosecha producir un vino único”

Por su parte, James Suckling al otorgarle el puntaje perfecto destacó, “Esto es alucinante. La vitalidad y energía en este vino es deslumbrante. La complejidad de los aromas es impresionante con flores, grosellas negras, frambuesas y duraznos. Cuerpo amplio, aunque muy refi­nado y pulido con textura impecable y belleza. El largo es maravilloso. Este es un testimonio al equilibrio, la armonía y la transparencia en un gran tinto”.