Wine tips para las fiestas

Llega una época muy especial llena de brindis y celebraciones y te pasamos los consejos para que tus descorches sean inolvidables.

Compartir la nota

Durante los próximos días vamos a tener mil cosas en la cabeza. Compras, llamados para saludar amigos y familiares, visitas y reuniones. A esto se sumará preparar comidas multitudinarias y elegir los vinos para la cena de navidad y año nuevo. En todo este caos es fácil olvidarnos de algunos detalles que pueden hacernos desaprovechar los vinos que elegimos con tanta paciencia, entonces repasemos la siguiente check list para que todo resulte de maravillas.

Moderación y agua. La mejor forma de disfrutar de los buenos vinos es con moderación, por esto mismo lo ideal es beber de manera consciente durante la época de fiestas y celebraciones. Sabemos que no se trata de una sola reunión sino que comienzan a aparecer invitaciones y encuentros sin que nos demos cuenta y en cada uno de los casos vamos a terminar brindando, por lo tanto, apelemos a prudencia. 

Un buen consejo es tener siempre un vaso de agua a mano e ir bebiéndolo a la par del vino, esto nos quita la sed y nos reduce la ansiedad.

Y otro recordatorio importante es el de no conducir si vamos a beber, asegurémonos que haya un conductor designado que no beba o bien turnémonos entre amigos o familiares para hacernos cargos del auto llegado el caso. 

Copas en condiciones. Si bien lo ideal será que cada uno tenga al menos una copa de vino y una para espumosos lo importante este año es identificar las copas para que no se mezclen. Podemos hacerlo con los marca-copas o con un fibrón poner el nombre en la base de la copa para que nadie pierda la suya. 

Y si tenemos un copón para cada uno alcanzará, eso si, cuando cambiemos de vino tomémonos el trabajo de avinar al cambiar de vino. 

Prestar atención a la temperatura. Nunca nos vamos a cansar de recordarles que presten atención a la temperatura de los vinos. Ya sabemos que los blancos y espumosos se beben fríos, entre 6 y 9 grados, y los tintos a no más de 14 grados. Siendo que estamos en verano tengamos cerca hielo y fraperas siempre o si nos acordamos de mantener las botellas en la heladera desde el día anterior a las reuniones mucho mejor. Evitemos freezer y congelador, si nos distraemos y se congelan los vinos podemos perder las botellas.

¿Maridajes? No te compliques. Los que amamos el vino también nos tomamos en serio la cocina y siempre queremos que todo esté en armonía pero las fiestas de fin de año no son el mejor momento para experimentar maridajes rebuscados. Conviene ir a lo simple de acuerdo al menú, si vamos con pesca o mesa fría tengamos listos los blancos jóvenes o algún espumoso, si hay carnes asadas o a la parrilla mejor tintos de intensidad media así el paladar soporta los diferentes vinos y llega en condiciones a los brindis de las doce. Para la mesa con pan dulce y turrones los espumosos van de maravillas pero si te animas a algún vino dulce no lo dudes.

Prepara las burbujas con tiempo. Suele suceder que entre las compras de regalos, preparar el menú y ordenar la casa para recibir amigos y familia nos olvidamos de preparar las botellas de espumosos para el brindis. De golpe, quince minutos antes que suenen los villancicos nos acordamos y la desesperación nos lleva a intentar todo para enfriar las botellas, una misión casi imposible en un cuarto de hora. Entonces lo mejor es dejar las botellas en la heladera un par de días antes y si podemos antes de cenar las dejamos en una frapera con hielo, esta es una manera de tener las botellas en perfectas condiciones a la hora de chocar las copas.

Aprovecha esa botella guardada. Navidad y año nuevo son días en los que nos rodeamos de gente querida, ya sean amigos o familiares, entonces que mejor momento para descorchar ese vino que venimos guardando para una ocasión especial. Si se trata de un vino importante o añejo descorchémoslo con tiempo, decantemos de ser necesario y asegurémonos de tenerlo a la temperatura ideal. Verán que será una experiencia inolvidable de la compartirlo con la gente que más queremos.