Pizza y vino, dupla ideal

Si bien muchos prefieren acompañarla con cerveza, nosotros sabemos que con vino siempre queda mejor. Hoy te contamos por qué.

Compartir la nota

La pizza, además de una bendición, es una de las comidas más versátiles que existe. Hay pizzas para todos los gustos. Saladas, dulces (si, hay dulces), con mozzarella, con salsa de tomate, con carne, con fiambre, veggie, rellenas y la lista sigue con versiones clásicas y tradicionales como con invenciones de cada pizzería o las que preparamos en casa. En este sentido, tiene mucho en común con el vino, bien sabemos que hay, al menos, un vino para cada paladar.

Sin embargo, la combinación más habitual para la pizza parece ser la cerveza y como no estamos de acuerdo con eso hoy nos proponemos hacer justicia y dejar en claro que el vino es la pareja ideal del vino.

Es más, siempre que pienso en esto recuerdo lo que me dijo alguna vez un italiano en una pizzería napolitana mientras me servía una copa de Nero D‘Avola junto a una pizza que venía con ensalada: “si la pizza es italiana hay que acompañarla con vino, eso de hacerlo con cerveza es cosa de los norteamericanos”. Y para ser franco, estoy totalmente de acuerdo. Veamos entonces qué vinos son ideales para los diferentes estilos de pizza y por qué.

Repasemos los ingredientes

Cómo mencionamos anteriormente, existen ciento de tipos de pizzas. Desde las finas y crujientes napolitanas a las doble masa populares en Argentina o las de Nueva York con queso justo y consistencia elástica. A esto se debería sumar los ingredientes y las salsas lo que resultaría en una dinámica exponencial de resultados infinitos. Entonces, ¿por qué pensar que solo una bebida puede acompañar a la pizza?

Lo primero que debemos destacar es que la salsa base es vital a la hora de pensar con qué vino acompañarla. La salsa puede ser simple y suave como muy condimentada y hasta picante. Por otro lado la consistencia de los quesos y su sabor o nivel de sal también serán importantes en la elección del tipo, varietal, origen o etiqueta. Por último, qué más llevará la pizza, por ejemplo, salami, cebolla, aceitunas, pepperoni, rúcula, alcauciles, etc…

Tengamos en cuenta algunos de los estilos más populares para ver con qué vino maridan mejor.

Con pizza de muzza

La más clásica de las pizzas logra resultados extraordinarios con solo combinar salsa de tomate y mozarela fundida, cada uno sabrá cuánto queso es la cantidad correcta, algunos la prefieren cargada y otros más ligera. Lo importante es que se trata de un sabor universal que encuentra en el vino miles de opciones. Lo ideal es siempre el camino de los vinos ligeros y hasta suaves que en el caso de Argentina podemos destacar tintos de Bonarda, Sangiovesse y hasta alguna Criolla.

La clásica Pizza Margherita

Para algunos es la versión más popular del mundo además de la verdadera pizza italiana. Pero sin meternos en discusiones podemos asegurar que es riquísima ya que con los ingredientes reproduce la bandera italiana donde el queso aporta el blanco, la salsa el rojo y las hojas frescas de albahaca el verde, el detalle final es que se la cubre con parmesano rallado. Por la frescura de sus ingredientes es ideal acompañarla con un rosado de Pinot Noir, es decir, vibrante y sutil o uno Malbec o Merlot. Incluso un espumoso rosé también puede darnos un excelente resultado.

Con Fugazza

La pizza cubierta únicamente con aceite de oliva, cebolla blanca y condimentos es una de las más populares en nuestro país y cuenta con dos versiones extra para quienes gustan de bocados más contundentes: Fugazza con queso encima de la cebolla y la insuperable Fugazzeta que viene rellena de queso o queso y jamón. Aquí la apuesta al maridaje es por los vinos blancos del tipo Sauvignon Blanc, un Moscatel, algún white blend de cepas aromáticas o incluso un Semillón. Hay intensidad de sabor pero siempre vamos a necesitar frescura para acompañar la cebolla.

Cuatro quesos

Otro de los gustos de pizza más pedidos es este que combina sobre la salsa e tómate diferentes tipos de quesos. Si bien la receta tradicional es con mozzarella,  gorgonzola, parmesano y ricota en Argentina podemos encontrarnos con otras mezclas donde la mozzarella siempre será dominante junto a parmesano, algún queso tybo o fontina, de todos modos cada una de sus porciones será un bocado intenso y lleno de sabor. Acá un tinto suave de cuerpo medio que bien puede ser un Barbera, un Malbec o un Syrah.

Como podrán imaginarse, esta nota puede proponer tanto maridajes como estilos de pizza y vinos existen así que vamos a llegar hasta aquí y si pasamos por alto tu pizza favorita avisanos que te sugerimos con qué acompañarla.