¿Cuándo es el mejor momento para visitar los viñedos de Mendoza?

Enterate qué momentos del año son los mejores para hacer enoturismo.

Compartir la nota

La principal provincia vitivinícola del país es además uno de los destinos turísticos más elegidos por los viajeros, tanto locales como extranjeros. Esto se debe a las infinitas propuestas turísticas y atractivos naturales que ofrece. Pero es común que nos pregunte: ¿cuándo es el mejor momento para visitarla?

Y la respuesta es fácil, cualquier momento del año es ideal para llegar a Mendoza y recorrer sus bodegas además de otras atracciones aunque siempre es bueno tener en consideración algunos consejos de acuerdo a la estación.

Clima ideal pero extremo. Mendoza tiene uno de los mejores climas del país para hacer turismo, muy rara vez llueve y los días soleados son más de 300 al año. Por esto mismo, los planes al aire libre son la mejor opción siempre.

Pero hay que saber que su clima también es extremo con inviernos muy fríos y veranos muy cálidos.

Verano.

La época estival es una de las más elegidas aunque hay que tener presente que fines de diciembre y principios de enero son tiempos muy calurosos y en ciertos horarios estar al sol puede ser un poco duro. En cuanto a las visitas a las bodegas es un época hermosa con viñedos tupidos y las vides en desarrollo mientras avanza la cosecha. Es una época de mucha actividad en las bodegas con la posibilidad de ver el comienzo de la vendimia y probar de tanque las primeras fermentaciones.

Otoño.

Es una temporada muy demanda porque coincide con la vendimia, el momento en que los viñedos se tiñen de colores ocres previos a la caída de las hojas de las vides y el clima es muy agradable ya que la térmica durante el día es moderada aunque las mañanas y las noches ya son frescas.

Invierno.

Mendoza ofrece muchas actividades relacionadas con la nieve y sus centros de ski son de los mejores del país. Por esto mismo, el invierno es ideal para quienes disfrutan de estas actividades que pueden intercalarse con visitas a bodegas. Eso si, si no se es amante del frío mejor pensar en otra época del año ya que puede tocar días helados aunque al sol siempre es agradable.

Primavera.

Esta estación es maravillosa en Mendoza ya que se puede observar como la naturaleza se activa y regala energía. Los viñedos comienzan a crecer y se puede apreciar los primeros brotes, la floración y la aparición de los primeros racimos. Además es época de trabajo en las bodegas donde comienzan a prepararse para la próxima vendimia. El clima es el más agradable del año con días moderados y soleados que invitan a realizar actividades como cabalgatas, paseos por la montaña y mucho más.