Vino orgánico en Argentina

Bodega Argento cuenta con la mayor superficie de viñedos orgánicos del país.

Compartir la nota

En Argentina, la producción de vinos orgánicos aumenta gracias a las posibilidades que ofrecen el clima desértico de montaña, el agua pura de deshielo y los suelos aluviales.

Entre los productores que impulsan esta revolución orgánica, BODEGA ARGENTO se destaca como uno de los principales productores de vinos con certificación orgánica del país. Un ejemplo de compromiso con el medio ambiente y la sociedad que se traduce en vinos celebrados en más de 50 países y que formarán parte de la Selección Exclusiva y la Selección Puro Malbec de noviembre.

Compromiso natural

Guiados por la constante innovación, en 2010  AVINEA, grupo de bodegas al que pertenece Bodega Argento, inició un proceso de reconversión de sus viñedos con prácticas conscientes y respetuosas con el medio ambiente que hoy aplican a 372 hectáreas certificadas orgánicas en Mendoza – Luján de Cuyo y Valle de Uco – y Chubut. Además, desarrollaron un estricto protocolo de reducción de emisiones de carbono desde el viñedo al consumidor y un fuerte compromiso con las comunidades locales que se plasma en la certificación Fairtrade.

“Nuestro objetivo es liderar la viticultura argentina de manera sustentable, respetando el medio ambiente y desarrollando marcas de alto valor percibido, comercializadas internacionalmente”, explica Juan Pablo Murgia, winemaker de Bodega Argento. “Trabajamos cuidando los recursos naturales y con producción orgánica para expresar y preservar la calidad de nuestra región a través de diferentes variedades de uvas y vinos”.

MATRIZVIVA, una apuesta agroecológica

MATRIZVIVA es el programa que Bodega Argento impulsa para comprender a los organismos vivos, agua, suelo y medioambiente que cohabitan en sus ecosistemas vitícolas para lograr una convivencia sustentable.

Iniciado en su finca de Agrelo, actualmente el paño de viñedos orgánicos más extenso del país. Desde allí, Bodega Argento lidera la producción de vinos orgánicos y sustentables para conservar en cada botella lo mejor de la región, que tiene un clima seco, suelos aluviales, aguas de montaña, altitud, e intensidad del sol.

Vinos con sentido de lugar

Obra de Juan Pablo Murgia, Enólogo Jefe del Grupo Avinea, los vinos de Bodega Argento son una interpretación de cada uno de los terruños de Mendoza con una clara visión sobre la importancia del medioambiente.

La vitivinicultura es parte de nuestra tierra, por esto mismo la sustentabilidad es uno de los pilares de nuestra filosofía de trabajo y la aplicamos a todas las etapas productivas, haciendo un uso responsable de los recursos y favoreciendo al desarrollo de la comunidad en donde desenvolvemos nuestras actividades”, explica Murgia.

Para sus vinos orgánicos, Bodega Argento recurre a importantes regiones de Mendoza: Alto Agrelo, a 980 msnm en Luján de Cuyo, y Paraje Altamira, a 1100 msnm en la zona sur del Valle de Uco. Dos regiones que brindan frutos excepcionales para la elaboración de vinos de nivel mundial.

Merecedores de numerosos reconocimientos a nivel mundial, los vinos elaborados por Murgia estarán presentes en tres de nuestras Selecciones del mes de noviembre. Por un lado, Argento Estate Collection Malbec Cabernet Franc 2020 formará parte de la Selección Exclusiva y la Selección Mix. Se trata de una propuesta moderna con aires bordeleses cuyo 30% del corte recibe un contacto de 10 meses con barriles de 500 litros y toneles de 3.500 litros de roble francés. Es un tinto de color violáceo intenso y brillante que despliega un carácter complejo con buen caudal frutal con cerezas, moras, arándanos y ciruelas, tonos florales y hierbas frescas. La crianza aporta dejos especiados y trazo ahumado. En paladar es envolvente y equilibrado con textura jugosa. Taninos pulidos que aseguran un final amable.

Mientras que en nuestra Selección Puro Malbec será Argento Estate Collection Malbec Orgánico 2020 uno de los protagonistas. En este caso, las uvas también provienen del viñedo de Alto Agrelo con certificación orgánica. Su estilo es elegante y sutil con una clara esencia del terroir de origen. Para este vino, Murgia también destina el 30% del corte en barriles de 500 litros y toneles de roble francés de tostado medio de 3.500 litros durante 10 meses. Es así que logran un tinto de color rojo violáceo con reflejos rubí y aromática frutal con tonos mentolados. Se aprecian ciruelas, cerezas y moras sobre tonos especiados y un leve dejo ahumado. Al paladar es amplio y sabroso con buena frescura y cuerpo. Los taninos son jugosos con final largo de persistencia frutal.