Asado, parrilla y vino: trilogía perfecta

Sin dudas, el maridaje más popular del país se da cuando prendemos las brasas y descorchamos un malbec, sin embargo, hoy vamos a compartirte otras opciones y sugerencias.

Compartir la nota

Para los argentinos es difícil pensar en vino sin pensar en carnes y viceversa. si se trata de asados el reflejo es inmediato y puede que encontremos en el malbec la solución perfecta.

Sin embargo, hoy la enorme oferta de vinos existente en el país nos permite proponer diferentes acompañamientos para cada corte o carne que podemos llevar a la parrilla. Es decir, no todo es asado y malbec y hoy te vamos a compartir algunas opciones para innovar la próxima vez que prendas la parrilla.

Malbec, el comodín favorito

La cepa más cultivada del país desde siempre pareció perfecta para acompañar carnes a la parrilla. Sin importar el corte o la carne que decidamos asar, un buen malbec, ya sea joven o reserva, de Mendoza o el Noroeste, logrará armonizar sus aromas de frutos rojos, su cuerpo envolvente y jugoso con un bocado de asado, vació, cuadril, bife de chorizo o tira de asado como ningún otro tinto local.

Achuras con blancos

Las achuras, digamos mollejas, chinchulines, riñones, chorizo y hasta morcilla, son preparaciones con un importante contenido graso de modo que cada bocado agradecerá de un sorbo con buena frescura. Por esto mismo, los vinos blancos son ideales para el momento de presentar las achuras en la mesa y vale destacar que los mejores son los vinos jóvenes frescos y sin paso por madera, cuestión que sean blancos super vivaces como puede suceder con los Sauvignon Blanc o los Torrontés en primera instancia aunque también con Riesling, Albariño o Semillón.

Cerco con Criollas

Los cortes de cerdo cocinados a las brasas generalmente proponen un paladar graso y una corteza crocante cargada del sabor ahumado de la cocción. Para estas carnes, los vinos elaborados con uva Criolla aseguran por un lado la frescura necesaria para acompañara la grasitud y a la vez un cuerpo medio que no compite en protagonismo en paladar además de un sabor frutal intenso que ayuda con el contraste.

¿Rosados?

No es común ver vinos rosados en un asado aunque ofrecen varios atributos para aprovecharlo. Desde ya que la frescura y la ligereza de paladar son los principales y más allá de acompañar de modo acertado a las achuras, a las carnes de cerdo y también al pollo, los rosados son buenos aliados de cortes como la entraña y el vacio, siempre jugosos.

Si va con Malbec, ¿con que más podemos probar?

Parece matemático el resultado que nos lleva a pensar en malbec cada vez que planeamos un asado, pero hay muchos otros vinos para reemplazar al rey de la vitivinicultura argentina cuando tengamos ganas de innovar. Por ejemplo, dos que no van a fallar jamás son Bonarda y Cabernet Franc, de algún modo estos vinos comparten atributos con el malbec, por ejemplo, son jugosos y frutales con taninos amables. Eso si, mientras que el Cabernet Franc cuenta con un carácter herbal, la Bonarda es balsámica y esto incluso puede colaborar en maridajes más sofisticados que los del malbec. Probar para creer.