El vino gana espacio entre los regalos corporativos

El año inició su recta final y entre balances y festejos las empresas comienzan a pensar cómo despedir el 2016 junto a sus empleados y clientes. Como cada fin de año, las firmas invertirán miles de millones de pesos en obsequios con la intensión de estrechar vínculos con sus contactos estratégicos. Tarea que siempre implica el mismo desafío: sorprenderlos y agasajarlos.

Un dato singular de estos últimos años es cómo el vino ha ganado protagonismo entre estos regalos. “El vino se plantea como un presente ideal por su alto valor percibido”, asegura Alejandra Rodríguez Denis, Gerente de Negocios de BonVivir, y concluye, “una botella bien elegida o una buena selección de etiquetas es siempre un regalo sofisticado y elegante”.

Experiencias a medida

“Nuestro catálogo de regalos empresariales es un proyecto que teníamos hace varios años en agenda”, amplía Rodríguez Denis. “Sabíamos que el desafío era ofrecer algo distinto, de alto valor y diferenciación que esté a la altura de la propuesta del club”. Ser el principal club de vinos del país ha permitido al equipo de BonVivir comprender cómo sus clientes pueden agasajar a sus empleados y clientes de modo que lograron desarrollar un catálogo original y novedoso. “El reto fue conseguir un regalo memorable. Que se emparente con una vivencia, con un momento distinto. Eso es lo que finalmente hace que un regalo cumpla su objetivo”, suma la gerente del club.

Para cumplir este objetivo, el equipo del club elaboró para el catálogo regalos que se convertirán en experiencias únicas para quienes las reciban. Baúles con kits de accesorios para asadores, sets de cata para quienes desean aprender a disfrutar del vinos y suscripciones anuales al club son solo algunas de las tantas experiencias de este catálogo dividido en cuatro diferentes categorías con opciones para todos los perfiles, gustos y presupuestos.

“Ya sea un regalo ejecutivo o una caja navideña, nuestros clientes podrán segmentar los distintos tipos de regalos. Sabemos que no es lo mismo un regalo para un empleado joven, una mujer, un alto ejecutivo o un cliente importante”.

Entre estas experiencias se destacan:

Selecciones de vinos. Cada selección BonVivir es una experiencia única que invita a descubrir y aprender con cada descorche. Esta categoría ofrece etiquetas especialmente seleccionadas por los sommeliers del club e incluye botellas de reconocidos vinos, nacionales e importados, bebidas espirituosas, whiskies y productos gourmet. Una oportunidad de conocer etiquetas de diferentes varietales y estilos, orígenes y productores.

Gift Cards. Esta nueva modalidad de regalos corporativos es ideal para aquellos que prefieren simplificar la logística de estos presentes o dejar en manos del agasajado la elección final. Ya sea en un elegante estuche o en forma digital, el destinatario podrá optar por compras en la tienda online BonVivir, suscripciones anuales al club con curso de cata incluido o el novedoso Wine & TV que incluye una suscripción anual al club y a Netflix.

Baúles temáticos. BonVivir convierte a este clásico formato en experiencias para disfrutar y compartir con propuestas originales para aficionados de coctelería con un baúl lleno de bebidas y accesorios pero también para amantes de los asados con vinos especialmente seleccionados, un juego de cuchillos y el libro de Francis Mallmann para lucirse con los invitados.

Kits y Sets de cata. Pensadas para que cada descorche sea una experiencia inolvidable y plena junto a sofisticados destapadores, kits de accesorios, frapperas, selecciones de whisky o habanos y cavas con las etiquetas preferidas de los socios BonVivir durante 2016. Aunque el highlight de esta categoría es el Set Umami con todo lo necesario para aprender, descubrir y disfrutar el mundo del vino junto a 12 botellas especialmente seleccionadas.

Para darle más atractivo a su propuesta, Bonvivir ofrece, además, la posibilidad de pagar en 6 cuotas sin interés a quienes abonen sus compras con American Express. Si deseas conocer todas las propuestas del catalogo descárgalo en http://tienda.bonvivir.com/regalosempresarios o contáctate con un representante a corporativas@bonvivir.com.ar

La magia del appasimento

Boscaini es uno de los apellidos célebres de la vitivinicultura italiana. Particularmente en Valpolicella – Veneto -, origen de los famosos Amarone. Internacionalmente este apellido es más conocido por los vinos de bodega MASI, una de las más grandes de Italia y el principal productor de vinos en Valpolicella. Esta bodega con siglos de historia es actualmente dirigida por Sandro Boscaini, descendiente de una familia ligada al negocio del vino desde hace siglos. Con él a cargo, no solo la bodega familiar trascendió las fronteras de Veneto sino también sus grandes vinos, especialmente los Amarone. Sandro es un filántropo, amante del arte, la cultura, la gastronomía y los grandes vinos. por esto mismo impulso décadas atrás las investigaciones que permitieron perfeccionar la elaboración de estos vinos cuya técnica, el appassimento, se remonta a la época del Imperio Romano. Gracias al equipo técnico de su bodega el método experimentó importantes mejoras que luego compartió con todos los productores de la región en pos de mantener vivo el legado de sus antepasados. Un visionario cuya obra no solo posicionó a estos vinos entre los más aclamados del mundo sino que también los convirtió Mr Amarone.

De paseo por Argentina. En 1996 la curiosidad lo trajo a Mendoza dónde inició un nuevo proyecto, MASI Tupungato. Aquí su apuesta es elaborar vinos de nivel internacional a partir de la unión de cepas locales y las más nobles variedades veronesas. Hoy su bodega es una secreto del Valle de Uco que vale la pena descubrir para saborear el encanto de los vinos italianos logrados con uvas que nacen en suelo argentino. Hoy Sandro nos cuenta todo sobre sus creaciones.

MASI es una bodega famosa por sus Amarone, ¿Cómo definirían a estos vinos y cuáles son sus características?
El Amarone es un vino histórico originado en la región italiana del Véneto. A pesar de sus raíces antiguas, que datan de la época del Imperio Romano, hay que decir que su continua evolución y las intervenciones del equipo técnico MASI a su técnica de elaboración desde de la década de 1980 lo convierten en un vino contemporáneo, es decir, un vino moderno con corazón antiguo. Sus características más singulares son producto de la zona de elaboración (las colinas de la Valpolicella Classica que se benefician de condiciones climáticas especiales y la riqueza de los diferentes suelos), las uvas autóctonas (es un vino de origen que no utiliza uvas internacionales), y su técnica de producción, que implica la fermentación de la uva sólo después de un largo período de appassimento que confiere sus características organolépticas.

¿Cómo es el método del appassimento?
La historia del Appassimento se remonta a los antiguos romanos, ellos lo utilizaban para producir el Reticum, un vino elaborado a partir de uvas semi-secas en la provincia de Rhaetia actual territorio de las colinas de veronesas. En aquel entonces, al igual que hoy las condiciones climáticas de nuestra zona alpina con, otoños húmedos, no permitían que las uvas se secaran en la vid como era la costumbre en las zonas más cálidas y esto llevó a la práctica de cortar las uvas de la vides y colocarlas en bastidores de bambú en edificios especialmente construidos donde podrían ser protegidos de la lluvia y la niebla. Una vez allí alcanzaban la concentración necesaria sin ser atacados por los hongos. Las transformaciones microbiológicas de las uvas provocadas por el appassimento definían aromas especiados y de evolución que resultaba en vinos más complejos y originales. La intención era la de concentrar las uvas para que puedan sobrevivir de una cosecha a la próxima, pero terminó por dar un estilo de vino novedoso e interesante. La idea puede ser comparada con las carnes ahumadas que ahumaban para preservarlo mientras que ahora se realiza para ofrecer un productos con características propias. Appassimento implica seleccionar en el viñedo los racimos de uvas adecuados durante la época de cosecha y colocarlos cuidadosamente sobre bastidores de bambú, donde serán controlados por la atenta mirada de personal técnico. MASI se toma un período mínimo de 120 días para este proceso durante el cual las uvas pierden alrededor del 40 % de su peso original, lo que genera concentraciones considerables de materia producto de la deshidratación. Al mismo tiempo, las enzimas se activan en las uvas por sí mismas y producen focos de botrytis a partir de los 80 días de appassimento que tienen como efecto un aumento del contenido de glicerina del vino que se traduce en cierta sensación de dulzura. Pero no todos los tipos de uvas responden igual y en ciertos casos las mas tánicas desarrollan un sabor amargo. Las uvas que mejor se adaptan al proceso son aquellas en los que el efecto es reducir la acidez, aumentar el contenido alcohólico y aumentar la presencia de glicerina. Con estas uvas finalmente se inicia la fermentación que dará como resultado los famosos Amarone.

¿Y cómo son estos vinos?
El Amarone es un tinto vino importante, complejo, con notas de frutas pasa, confituras y especias, equilibrado aunque rico en alcohol, noble y elegante. A la vez es capaz de sacar lo mejor de los platos de comidas llenas de sabor o bien puede ser disfrutado con alguna buena compañía. Y lógicamente son vinos con un importantísimo potencial de guarda.

¿Cómo nació la idea de elaborar vinos en Mendoza?
En MASI siempre hemos confiado que nuestra experiencia en appassimento podía brindar buenos resultados incluso fuera del Véneto si las condiciones climáticas son adecuadas. Fue entonces que luego de experimentar en diversas regiones encontramos las condiciones ideales en Tupungato (Mendoza) para el cultivo de las variedades del Véneto (Corvina, Ancellotta, Pinot Grigio, etc). Incluso por las condiciones climáticas propias de Mendoza el período de appassimento es menor. ¡solo 25 días en lugar de 120! Luego descubrimos al Torrontés y al Malbec y fue a partir de la unión con las cepas veronesas que cumplimos nuestro objetivo, “vinos con carácter argentino y elegancia veronesa”.

¿Cuáles son las características de la cepa Corvina?
Es la cepa veronesa más importante. Durante el appassimento es atacada por la podredumbre noble, botritis, y alcanza altos niveles de glicerina y ácido glucónico, creando así suavidad y tersura en el vino. Esto también limita su capacidad para proporcionar color y taninos.

Corbec, el gran vino de MASI Tupungato es el único blend argentino elabaorado con Malbec y Corvino a partir del método de Appassimento, ¿Cómo es su elaboración?
Corbec es nuestro vino ícono elaborado del mismo modo que nuestros Amarone en Valpolicella. Es producido totalmente mediante el método del “appassimento”. Los dos varietales (70% Corvina y 30% Malbec) son cosechados por separado y luego los mejores racimos reposan sobre catres de caña en un área cubierta con circulación de aire controlada donde reposan por unos 25 días. Así las uvas pierden casi el 30% de su peso y aumentan su concentración de azúcar y aromas. Después de un delicado prensado, las cepas son vinificadas. La fermentación demora unos 20 días a una temperatura de 18-20C en tanques de acero inoxidable. Luego del blend el vino pasa 18 meses en fustes veroneses, barricas de roble de 600 litros, y finalmente recibe unos 6 meses de estiba en bodega. Es la máxima expresión del estilo que logramos en Mendoza.

“Barrancas es garantía de vinos balanceados y consistentes”

Felipe Stahlschmidt pertenece a la generación de enólogos que impulsa la investigación más profunda sobre los suelos de Mendoza. Luego de trabajar por una década en Catena Zapata asumió la dirección ecológica de Pascual Toso, icónica bodega de Maipú con 125 años recién cumplidos, donde encaró un cambió estilístico que ya se aprecia en sus etiquetas de alta gama.

Convencido del potencial de esta región se propone devolver a Barrancas el protagonismo que supo ostentar décadas atrás. Hoy nos cuenta el por qué de su convencimiento y explica qué convierte a Barrancas Toso Red Blend, etiqueta que la bodega presenta en primeur para los socios Bonvivir, en un vino tan especial.

¿Cuales son las características más relevantes de Maipú y Barrancas en particular?

Maipú es el principal departamento productor en Mendoza, donde se encuentra la mayor cantidad de propiedades vitivinícolas. Presenta un relieve plano, de llanura, con pendiente hacia el noreste; es una gran cuenca sedimentaria entre la Precordillera al oeste y las afloraciones graníticas al este; en el sur se encuentran los cerros de Lunlunta y Barrancas. El clima es templado árido, llueve alrededor de 200 mm por año y predominan los vientos del sudoeste.

Barrancas es el distrito sur del departamento, limitando al norte con el río Mendoza, oeste con Lunlunta y al sur con el desierto. Esta zona se puede dividir en 2 tipos de suelo: superficial franco limoso con estructura rocosa (cantos rodados aluviales del río Mendoza) al norte y profundos franco arenosos al Sur. El clima se caracteriza por la amplitud térmica diaria, (hasta 20° entre el día y la noche de diferencia) y la calidez del verano. Es una zona de madurez temprana con un largo periodo entre madurez y cosecha.

¿Qué cepas son las que destacas en esta región y por qué?

Los Cabernet Sauvignon siempre logran una excelente madurez. Esta es una variedad de ciclo largo, por lo tanto en Barrancas se logra fácilmente: taninos suaves y de textura fina e intensos sabores frutados.

Por supuesto el Malbec, también el Syrah, Sangiovese y Bonarda entre las tintas. De las variedades blancas destaco Chenin Blanc, Chardonnay, Sauvignon Blanc y Semillón.

¿Qué desafíos implica trabajar estos viñedos?

El correcto manejo del agua. Es necesario lograr un crecimiento balanceado y no sufrir las consecuencias de altas temperaturas en verano. Seleccionar los lotes y sectores de mayor calidad y utilizar esas vides para las nuevas plantaciones. Ser preciso en el momento de cosecha, saber buscar y encontrar la madurez tánica (polifenólica). Y cuidar los viñedos de mayor calidad en el tiempo para mantener consistencia en los vinos de año a año.

¿Qué convierte al Barrancas Toso Red Blend un vino único y que buscas compartir en él?

Barrancas es un blend (Malbec 60% – Cabernet Sauvignon 40%) de gran balance entre la expresión frutal de los varietales, la concentración y estructura. El vino tiene un gran diseño enológico, para lograr una excelente consistencia en calidad a través de los años. Anualmente elaboramos cuatro vinos: un Malbec y un Cabernet Sauvignon de perfil frutado más un Malbec y un Cabernet Sauvignon de gran concentración. Los vinos frutados se conservan durante un año sin madera, en tanques de acero inoxidable mientras que los concentrados son criados en barriles de roble durante doce meses. Al finalizar la crianza en barriles se arma el corte eligiendo la proporción justa entre estos cuatro componentes para lograr el mejor balance y consistencia.

¿Cuál de todos los vinos que hoy elaboras en Pascual Toso es que más disfrutas y por que?

El vino que más disfruto es el Pascual Toso Alta Cabernet Sauvignon, me parece fabuloso la expresión de la fruta, intensidad, concentración y longitud en boca. Es de taninos suaves y textura fina. Encuentro la intensidad y elegancia que busco siempre en los vinos.