Selección

noviembre
2022

Malbec y Bonarda, gemas vínicas de Argentina

Compartir la nota

Los argentinos somos fanáticos de los tintos, y en especial de los elaborados con Malbec o Bonarda. Estas cepas, cada una a su tiempo, se convirtieron en una marca registrada de la vitivinicultura local gracias a la gran calidad que logran en el país pero también por la aceptación de los paladares locales. 

 

Mientras que el Malbec se convirtió en nuestro vino emblemático a partir de la década de 1990, más allá que la cultiva en suelo mendocino desde mediado del siglo XIX, la Bonarda fue una de las grandes favoritas de los viticultores locales durante gran parte del siglo XX. Incluso, hasta no hace mucho, en Argentina las hectáreas de Bonarda superaban a las de Malbec.  

 

La clave, para ambos casos, es que son dos cepas que logran una madurez optima en diferentes terroir de Argentina donde siempre ofrecen vinos amigables, jugosos y llenos de sabor como los que ofrecemos en nuestra Selección Alta Gama de Noviembre. 

 

Cofermentado fon Cabernet Sauvignon, Petit Verdot y Cabernet Franc, Artesano Malbec 2019 es un tinto perfil expresivo y moderno que Alejandro Sejanovich elabora con uvas de Paraje Altamira. Criado por 12 meses en roble, despliega un color rojo violáceo, profundo y brillante que en primer plano ofrece hierbas de montaña con trazos minerales y tonos terrosos. Los frutos rojos completan el pack con aromas de ciruelas, cerezas y arándanos. La crianza suma especias como clavo. En boca es opulento, con buen cuerpo y frescura que define balance. Centro de paladar fresco y jugosos con taninos pulidos pero firmes con textura de tiza. 

 

Por su parte, Cavas Don Nicasio Gran Reserva Bonarda 2018, elaborado en San Rafael por Daniel Pomar, recibe una crianza de 16 meses en barriles y propone un estilo de tinto clásico de color rojo violáceo, brillante y concentrado, carácter balsámico, con notas de hierbas aromáticas, aceitunas, frutos rojos y negros y un importante caudal especiado con vainilla, clavo de olor, canela y caramelo aportado por la crianza en barricas. En boca es caudaloso, estructurado y franco, con sabor balsámico. Equilibrado y tenso con taninos firmes que aportan longitud. 

Mirá con qué plato de comida podés acompañar